.Image { text-align:center; }

25 de octubre de 2017

Por encima de la lluvia - Víctor del Árbol


POR ENCIMA DE LA LLUVIA


Víctor del Árbol

ISBN: 9788423352654

Destino
(2017)



Narrativa española


SINOPSIS
Miguel y Helena se conocen en una residencia de ancianos en Tarifa, a una edad en la que creen haberlo vivido todo ya. A Miguel le asusta volar. A Helena le da pánico el mar. Los dos tienen hijos adultos y sienten que les han relegado a un plano casi ornamental. El dramático suicidio de un compañero de la residencia les abre los ojos. No quieren pasar sus últimos días recordando y añorando tiempos supuestamente mejores. Y juntos decidirán emprender el viaje de sus vidas, en el que descubrirán que nada es definitivo mientras queden ilusiones que perseguir.
Mientras tanto, en la lejana ciudad sueca de Mälmo, la joven Yasmina, hija de inmigrantes marroquíes y que sueña con ser cantante, vive atrapada entre el cuidado de su autoritario abuelo Abdul y el desprecio de su madre, para quien Yasmina es una vergüenza porque trabaja para un sueco de pasado turbio. Y vive un romance secreto con el subcomisario de la Policía sueca, un hombre mayor e importante.
Estos tres personajes dibujan una historia sobre el sentido del amor y sobre lo extraordinarias que pueden llegar a ser las personas comunes.
Pasado, presente y futuro se entremezclan en este viaje desde Tánger en 1955 hasta Mälmo en 2014, metáfora de un viaje mucho más importante: el de vivir siempre intensamente.


Quien haya leído, escuchado, o seguido en las redes sociales a este autor sabe que es una de las voces más lúcidas y coherentes en el panorama literario y cultural de este país. Capaz de hacer enmudecer una sala llena de gente y conseguir que nadie tenga la tentación de consultar el móvil o salir de la sala, como he tenido la ocasión de comprobar en las dos presentaciones que ha hecho de sus últimas novelas en Madrid. 

Y lo mismo que ocurre con su personalidad, ocurre con sus libros. Es difícil escapar de ellos y salir indemne de la experiencia. Por encima de la lluvia es su última novela, una muestra más de que le queda pequeña la etiqueta con la que no se identifica, la que lo define como escritor de novela negra. Y lleva razón en eso, aunque discrepe cuando afirma que se considera un optimista realista. Yo lo dejo solo en realista.

Por encima de la lluvia es una novela de personajes unidos por la leyenda de los hilos rojos del destino. Miguel, Helena, Yasmina, Abdul, Amador, Natalia, Gövan... y me dejo algunos en el tintero. La primera parte es una presentación de los diferentes protagonistas. Los vamos poniendo en situación. Quién es quién. Y dónde. Porque son varios los escenarios donde transcurre la acción: Mälmo, Tánger, Tarifa, Madrid, Sevilla...
Podría ser una historia sencilla, pero no lo es en absoluto gracias a la complejidad de esos personajes y las circunstancias que los rodean. Y creedme cuando os digo que es mejor que no sepáis qué papel desarrolla cada uno, sino ir descubriéndolo durante la lectura.

<<Pero los mayores peligros son aquellos que no vemos porque se esconden muy cerca de nosotros. ¿Acaso no son las personas más cercanas las que tienen el poder de hacernos más daño? Aquellas en las que confiamos, a las que nos entregamos sin medida y sin reservas. Ellas nos provocan el mayor dolor>>

Es también una obra que nos habla de la importancia de la memoria, el olvido, la soledad, el pasado y los lazos familiares. En una sociedad permanentemente anestesiada por las apariencias y por el bombardeo de mensajes relacionados con el bienestar y la felicidad, nos recuerda todo aquello a lo que no queremos prestar atención porque duele o porque da miedo: la vejez, la enfermedad, las consecuencias de nuestros actos, los errores y, sobre todo, la verdadera naturaleza de la condición humana. Lo que nos hace humanos es la crueldad, la violencia, la resistencia y adaptación a los reveses de la vida, el amor incondicional, el dolor. Todo eso está presente, es palpable a través de las páginas.

Cada vez me siento más consciente de la situación de desventaja en la que se ha encontrado y aun vive la mujer. Quizá por eso, las referencias que aparecen a la violencia de género, a la prostitución o al papel sumiso de la mujer me ha tocado especialmente. Algunas de las mujeres de Por encima de la lluvia viven situaciones de una crueldad y violencia que traspasa las páginas. Duele. Lo hace porque no es ficticia, es real. Existe y nos hemos acostumbrado a ello y a la impunidad que lo rodea.
Ésta lectura la he compartido con Cris D* -y desde ya os recomiendo que la compartáis con alguien con quien poder ir comentando los detalles- y ambas coincidíamos en señalar el sufrimiento al que estaban expuestas. Deseábamos que al menos alguna de ellas no fuera víctima de su realidad, de los hombres con los que se habían cruzado, que fueran dueñas de sus propias vidas. Quería que alguna tuviera las herramientas que le facilitaran una salida, una alternativa. Que no os pase como a mí. Víctor del Árbol no os va a ahorrar el trago de pensar, sentir o reflexionar sobre lo que ocurre. No hay paños calientes. Por eso, esta novela también es necesaria.

Y por último, me gustaría destacar las referencias históricas y, especialmente, el viaje hacia El Valle de los Caídos. Ese lugar incómodo y que nadie parece querer situar correctamente en la Memoria Histórica de este país. Vivimos tiempos oscuros, donde opinamos pero no sabemos, donde hablamos pero no aprendemos, donde se cuelgan banderas en los balcones sin conocer la historia del país que representan. Nuestro país necesita reconciliarse con su pasado y cerrar heridas desde la memoria, el recuerdo y el conocimiento de unos hechos que dividió España en dos, no ocultándolo bajo la alfombra y esperar que no huela. 

<<Un día le pregunté qué escribía con tanto ahínco. Me mostró las páginas hinchadas con una letra pulcra diminuta y extraña en un hombre tan grande. "La guerra, la guerra que sigue en esta paz de muertos", me dijo. Le pregunté para qué escribir sobre el horror, sobre la fealdad que todos conocíamos. Me miró como lo que yo era, un muchacho arrogante e ignorante a partes iguales:  "Porque un día, por increíble que parezca, se nos olvidará lo que hemos hecho y lo que otros nos han hecho. Buscaremos excusas, las encontraremos y olvidaremos la verdad. La olvidaremos para seguir adelante" >>

Si habéis llegado al final, probablemente penséis que no os he contado nada, que solo son las divagaciones que quedan tras la lectura. Debería hablaros de que Miguel tuvo la suerte de encontrarse con Helena cuando pensaba que ya no le quedaba nada más por vivir, que Natalia me hizo sufrir por ese aferrarse a un amor equivocado o que me gustaría que desaparecieran las Yasminas del mundo y se quedaran aquellas que pueden dirigir su propia vida alejada de los hombres que las utilizan.

Pero, en realidad, os diré una cosa: merece la pena leerlo aunque solo sea para dejarse emocionar por el epílogo. Y os dejo un deseo como el que está impreso con la letra de Víctor del Árbol en mi ejemplar: Que la vida sea lo que tú construyas.

<< Lo primero que tienes que aprender es que las guerras solo empiezan. A los cinco minutos de la primera detonación, lo otro ya no importa. De repente, personas que han vivido en paz, civilizadamente, se despedazan, roban, asesinan, incendian, violan. En la guerra podemos morder, destrozar, ultrapasar cualquier límite y todo será justificado por la existencia de un enemigo. La única condición que se nos impone es que debemos volver al encierro cuando el amo nos silba, dando por acabado el episodio. Entonces debemos aplicar el cataplasma de la justificación y la excusa ante nuestras atrocidades, reconstruir lo destruido, apagar los incendios, devolver los muertos a las catacumbas, olvidar, o fingir que lo hacemos >>

 
*Tenéis la reseña de Cris en este enlace



10 comentarios:

  1. Que la vida sea la que tú construyas... En un mundo que parece empeñado en destruirse necesitamos más que nunca voces (y manos) que contruyan. Víctor del Átbol es una de esas voces y por más que desepere que no sean más escuchadas (es difícil con tanto ruido) incluso en esos pequeños párrafos transmiten lucidez y fuerza.
    Hace poco leía una reflexión sobre la distinción entre tema y argumento. Creo que como lectores, cuanto menos sepamos del argumento, mejor, nos merecemos conocerlas a su debido tiempo; pero sí me quedo con esos temas de fondo y con esas sensaciones. Gracias por la reseña y por todo, por estar del lado de los que construyen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la gente lúcida, con argumentos y con sentido común hay que prestarle atención siempre ¿verdad? Tú, que lo lees y sigues como yo, sabes hasta que punto su literatura es necesaria y debería ser un referente (espero que se cumpla aquello de que el tiempo pone a cada uno en su sitio, y a la vista está que en los últimos años ha ido consiguiendo brillar).
      Cada lectura tiene una vivencia, una interpretación, según el lector. Es cierto que no he sabido o podido enfocarla más hacia la objetividad sino hacia la emoción. Suele ser inevitable.
      Que esa frase tan corta y contundente esté en mi libro es gracias a ti y a esas decisiones un poco a lo loco que hacen que sigamos atesorando solo buenos momentos. Para construir algo bueno, es necesario tener ayuda y personas que sumen y tú estás en ese lado.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Hola!!!
    También leí esa entrada sobre tema y argumento que comenta Marisa Sicilia, la encontré muy interesante.
    Bufff. admito que me gustaría leer esta novela. me gusta mucho lo que cuentas de ella, pero también te digo que si es tan dura no me encontro con fuerzas ahora con la situación personal que me rodea para afrontar este tipo de lecturas.
    Si te fijas, siempre intento leer cosa que me resulten divertidas, y se supone, calidad... aunque esto último no siempre lo encuentro
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pepa
      Es una lectura reflexiva y Víctor nunca ha sido un autor complaciente o que te ahorra la reflexión, la dureza de la realidad.
      Entiendo perfectamente tu elección de lecturas. Hay momentos en los que necesitamos evadirnos totalmente, que nos saquen un rato de la realidad y que nos lleven a historias más llevaderas. También es cierto que el mercado se está llenando de lecturas "fáciles" que a veces carecen de la calidad necesaria. Lo bueno, como siempre, es que hay mucho donde elegir ;)
      Gracias por pasar, Pepa. Un beso.

      Eliminar
  3. Hola
    No sabes cuánto me hubiera gustado ir a ver al autor el otro día, me quedé con unas ganas...
    Pero bueno, para compensar tengo esta lectura contigo que siempre viene bien por muchas razones. Me gusta pq me ayudas a ver cosas en las novelas, pq hablar con gente lúcida de libros interesantes siempre es un punto a favor
    Así que gracias por la lectura, por tu reseña, por tentarme siempre (para bien) y por muchas cositas mas
    Besines sister

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cris, te habría encantado estar pero no dudo que la próxima vez puedas estar. Cuando pase la tormenta.
      Ya te lo dije, no imagino compañera mejor cuando se trata de libros como éstos, en los que hay que leer entre líneas, tragar saliva y sobre todo hablar claramente y sin tapujos de los problemas que nos rodean. Así que, gracias. Y, sobre todo, ojalá más veces ;)
      Un beso, sister.

      Eliminar
  4. Y yo pensando que te había escrito comentario cuando leí la entrada... *ojos en blanco*
    Te digo lo que te comenté en su momento, menuda frase final que cada vez que la leo, me entra una emoción.... Se nota muchísimo que te gusta el autor, porque esta reseña es una maravilla.
    Lo conozco porque tú me has hablado de él, no tenía ni idea del género que escribía ni cómo lo hacía, pero está claro que, al menos, Por encima de la lluvia, me ha picado muchísimo la curiosidad.
    La estructura me llama especialmente, las novelas de personajes me suelen gustar bastante, además como te decía en nuestros mega debates facebookeros jijijiji, me interesa conocer cómo trata el tema de la violencia de género y especialmente los personajes femeninos.
    No sé si este año me dará tiempo a incluirlo en la recta final de lecturas, pero ten por seguro que el libro me lo llevo, solo por cómo has hablado de él, merece la pena leerlo ^^

    ¡Un besote Lidi!

    PD: este rincón es visita obligada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ani
      Por fin paso por aquí a ponerme al día con los mensajes. Ya sabes que tengo especial debilidad por este autor. Son lecturas que cuestan, que dan que pensar, muy vinculadas a la naturaleza humana. No sé cómo explicarlo. Solo sé que me encantaría que leyeras alguno de sus libros (para mí, su mejor novela sigue siendo Un millón de gotas) y que pudiéramos comentarlo.
      Estaré atenta por si te animas.
      Un beso, Ani, y gracias por pasarte ¡y por los debates!

      Eliminar
  5. ¡Qué reseña más maravillosa, Lidia! Y cómo transmite la dureza narrativa que debe transmitir por momentos. La verdad es que, no me preguntes por qué, por lo que había leído por ahí me daba la sensación de que era una novela comercial, de las que engancha pero cuya calidad dejaba que desear; sin embargo, tras leer tu entrada dudo ya de que sea así y leyéndote me has transmitido tantas emociones que quizás me decida a darle una oportunidad.
    Así que cuando vuelva a encontrármelo por el camino me buscaré un rincón para abrirlo y echarle un ojo.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Raquel!
      Disculpa el retraso en contestarte. Muchísimas gracias por tus palabras. Entiendo muy bien que consideraras que podría ser una novela comercial. La editorial tiene la política y marketing que tiene, así que es muy lógico pensarlo. Pero te aseguro de que a Víctor del Árbol hay que leerlo. Como le he dicho a Ani, mejor si pruebas con Un millón de gotas. Así puedes hacerte una idea sobre el estilo y el compromiso del autor con los temas que le importan: los perfiles psicológicos, la memoria histórica, las emociones...
      Ojalá te animes (aunque sé que lees sobre todo a autoras) y me cuentes si te convence o las sensaciones que te despierta...
      Un beso y gracias por pasarte. Es un honor tenerte por aquí.

      Eliminar