.Image { text-align:center; }

3 de julio de 2016

Instrumental - James Rhodes


INSTRUMENTAL

Memorias de música, medicina y locura
James Rhodes

Edición impresa
ISBN: 978-84-16290-43-7
Blackie Books
(2015)




Narrativa extranjera
Autobiografía

SINOPSIS

«AHORA SÉ QUE LA MÚSICA CURA.»
 La música fue su salvación. James Rhodes fue víctima de abusos durante su infancia y su vida ha estado marcada por esa tragedia. Escuchar a Rajmáninov en bucle durante su adolescencia y descubrir el Adagio de Bach en un ala psiquiátrica le ayudó a combatir sus demonios y a transformar su vida. 
James Rhodes es uno de los más eminentes concertistas de piano de la actualidad y un gran renovador de la música clásica. Ha protagonizado documentales para la BBC y Channel 4, escribe en The Guardian y ofrece recitales en todo el mundo. «Instrumental» son sus memorias, que vieron la luz en Reino Unido después de que el Tribunal Supremo levantara el veto que pesaba sobre la obra. Todo un tributo apasionado al poder terapéutico de la música y que aborda cuestiones fascinantes sobre cómo funciona la música clásica y sobre cómo y por qué puede cambiar nuestras vidas.

«El fenómeo editorial del año.» Mail On Sunday
 «Este libro es un milagro.» The Guardian
 «Alguien que ha sufrido lo que él ha sufrido, y que ha luchado tanto contra las consecuencias de su sufrimiento, tiene derecho a contárselo al mundo. Por eso permitimos la publicación de este libro.» Veredicto del juez del Supremo, Lord Toulson

Instrumental es una autobiografía no exenta de polémica: James Rhodes fue víctima de abusos sexuales por parte de un profesor desde los cinco hasta los diez años. Dicho así, te puedes hacer una idea de lo que supuso eso para un niño, pero la verdad es que no. No eres consciente de ello hasta que James te lo cuenta. Lo hace con una sinceridad aplastante pero sin recurrir a detalles escabrosos, alejándose de la pornografía, aunque no deja de ser igual de impactante. Lo que le salvó fue su amor por la música clásica.

El libro está dividido en veinte capítulos y cada uno de ellos comienza con la presentación de una pieza musical, del compositor y de su intérprete y le sirve para introducirnos en cada etapa de su vida. Quizá pueda parecer aburrido si no estás interesado en la música clásica, pero lo que hace James es usar altas dosis de humor y sarcasmo para acercarnos al hombre y al músico que hay detrás. Mirad si no:

"Liszt es el cabronazo responsable de que los pianistas tengan que ejecutar de memoria recitales de piano enteros, cosa que hasta el momento jamás se había hecho: en los conciertos coincidían diferentes intérpretes y géneros musicales, y los músicos siempre recurrían a la partitura. Entonces, esta estrella de rock del siglo XIX, este Paganini del piano y Keith Richards de su época, hizo añicos las convenciones interpretativas al ofrecer de memoria largos recitales de piano, al tocar más rápido, con mayor volumen, potencia y violencia de lo que nadie había hecho nunca" (Cap. 10).

"A Schubert, apodado «Setita» porque apenas llegaba al metro cincuenta y era más feo que un pecado, le iba escandalosamente mal con las chicas y, en una de las infrecuentísimas ocasiones en que consiguió ligar, pilló la sífilis. Un amigo suyo dijo: «Con qué potencia el ansia de placer arrastró a su alma al lodazal de la degradación moral». " (Cap. 15).

Instrumental es muchas cosas: una sesión muy larga de terapia en la que James se desnuda ante el lector y le cuenta de tú a tú las consecuencias que supone ser víctima de abusos sexuales en la infancia, es una clase sobre música clásica, una crítica al mercado musical, una carta de amor cuyos destinatarios son el piano, Hattie (su actual pareja) y su hijo (fruto de su primer matrimonio). Es una confesión, es hablar de muchos tabús sin ningún tipo de filtro (razón por la que estuvo a punto de no publicarse). No es un libro, es James Rhodes contando sus miserias y también dejando un mensaje claro hacia la lucha y la esperanza. Sin tapujos a la hora de hablar de las autolesiones o de expresar su amor sin remordimientos por el tabaco. Un hombre que quiso ser concertista de piano y que, a pesar de tenerlo todo en contra, lo ha conseguido y continúa trabajando en ello. ¿Queréis saber lo que os vais a encontrar? 

"Los efectos secundarios a los que me refería antes: autolesiones, depresión, adicción al alcohol y a las drogas, cirugía reparadora, trastorno obsesivo-compulsivo, disociación, incapacidad de mantener relaciones funcionales, rupturas maritales, ingresos forzosos en instituciones mentales, alucinaciones (auditivas y visuales), hipervigilancia, síndrome de estrés postraumático, confusión y vergüenza asociadas al sexo, anorexia y otros trastornos de la alimentación. Esos fueron únicamente algunos de mis síntomas (a falta de un término mejor) causados por los abusos sexuales crónicos. Todos han formado parte de mi vida hasta hace muy poco, algunos no los he superado, y los abusos que viví ocurrieron hace treinta años."

Menuda carta de presentación, ¿verdad?. Y a eso hay que añadir tendencia suicida. Pero yo solo puedo deciros que lo leáis que, a pesar de lo que pueda parecer, detrás de todos esos trastornos hay un discurso lúcido, sincero y sentido, a veces incluso agotador cuando pone sobre la mesa todo lo que pasa por su cabeza. Y altas dosis de cinismo y sarcasmo que me han hecho sonreír (su supuesto intento de huida de uno de los centros psiquiátricos me hizo reír a carcajadas) .

"La cuestión es que a los diez años ya había aprendido que podía enfrentarme a cualquier situación y sobrevivir, a veces incluso mejorar, porque tengo los poderes de manipulación de un superhéroe"

"Así que podría ser generoso y afirmar que tengo aspérger y que por eso soy muy manipulador y me cuesta sentir empatía, o podría declarar que soy un psicópata incapaz de sentirla. Las dos cosas encajan. Elegid vosotros." 


Instrumental se ha ido directa a la lista de libros imprescindibles. Durante la lectura he pensado muchas veces que ojalá fuera ficción, ojalá James no hubiera tenido razones para hablarnos de todo lo que le ha ocurrido. Sin embargo, no deja de ser el mejor ejemplo de que el ser humano es capaz de lo mejor y lo peor. Me quedo con su lección de vida, sus consejos, su pasión por la música, sus planteamientos sobre la felicidad y su discurso sobre el amor (no dejéis de leer los agradecimientos finales). También con la intención de acercarme a la música clásica desde una perspectiva muy diferente. 
Salid de vuestra zona de confort y dadle una oportunidad a algo que no se parecerá en nada a lo que hayáis leído hasta ahora. Dejaos seducir por el "la experiencia y/o universo Rhodes" y luego contádmelo. Estoy deseando intercambiar opiniones.


11 comentarios:

  1. Me has puesto los pelos de punta, Lidia, ya sólo por curiosidad lo voy a leer. Conocía el libro y sabía que tenía buenas opiniones, pero no le había prestado demasiada atención. Después de leer tu reseña me has picado de la mala manera.

    Ya te contaré...
    ¡Mua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantará charlar contigo sobre él. Creo que hay que leerlo, sí o sí.
      No es solo por lo que cuenta, sino por cómo lo cuenta.
      El libro que me ha sacado de la mala racha lectora.
      Un besito.

      Eliminar
  2. ¡Hola, Lidia!
    Fíajte que la primera vez que oí hablar de este libro pensé que no me gustaría, no me llamaba la atención hasta el punto de apetecerme leerlo. Pero conforme he ido leyendo reseñas tan positivas como la tuya he ido convenciéndome de que tengo y quiero darle una oportunidad al discurso sincero y valiente de James Rhodes. Será una lectura difícil, pero estoy segura de que merecerá la pena.

    ¡Besos y gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Bea!
      No sé si le beneficia o no la publicidad que le han hecho en televisión. Fue ahí dónde me llamó la atención pero hasta que no leí el primer capítulo no me di cuenta de hasta qué punto era bueno.
      Sí que es una lectura "incómoda", pero espero que me cuentes qué te ha parecido cuando lo termines.
      Un beso y gracias a ti por pasarte y comentar.

      Eliminar
  3. Hola Lidia!!
    Este libro no lo conocí hasta el otro día que Diego Ojeda lo recomendó por las redes sociales como un libro que había que leer, horas más tarde vi por GR que empezabas la lectura. Como tú dices hay que salir de la zona de confort pero no sé si me atreveré porque quizás lo vea demasiado crudo, duro, bueno en realidad refleja lo que él vivió, como es la vida real. De todas formas lo tendré muy en cuenta ;) Gracias por esta reseña tan estupenda!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Elena!
      Pues iba a animarte a que leyeras el capítulo de prueba que suele tener disponible amazon, pero en este caso yo no lo he encontrado. A falta de eso, si pasas por una FNAC o librería donde no les importe que hojees/leas los primeros capítulos, te recomiendo que lo hagas, para que veas más o menos el tono y contenido y ayudarte a decidir.
      Justo buscando más información de él me he dado cuenta de que estuvo tocando en Madrid hace un par de días y que hoy lo hace en Huesca... ya es casualidad.
      Si finalmente te animas, te digo lo mismo que a las chicas, que me lo cuentes y comentemos.
      ¡Besos!

      Eliminar
  4. hola,
    gracias por la reseña y recomendacion, a mi no me termina de convencer este libro asi que lo dejo pasar

    un besote

    ResponderEliminar
  5. Hace unos meses, cuando se publicó, hablaban de Instrumental en la radio. ME IMPACTÓ TODO LO QUE OÍ. Los problemas que su exmujer planteó para que no se publicara, me hicieron ver que se trataba de un libro importante. LO ANOTÉ EN MI LIBRETITA. He investigado sobre él, también sobre el autor. Y ME DA MIEDO. No sé si soy capaz de enfrentarme a él. Pero sé que es un libro que SI o SI, LEERÉ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Más de una semana después de leerlo te aseguro que sigo dándole vueltas a la historia de James. Es una lectura que deja huella, pero sigo pensando que hay que darle una oportunidad, que hay que leerlo. Creo que tiene el tono justo para hacerlo llevadero y está lleno de verdad. El día que tenga que llenar una balda de la estantería en el que tenga que elegir las lecturas que marcaron un antes y un después en mi "vida lectora", Instrumental estará en el primer puesto.
      Léelo y luego, cuéntamelo.
      Un beso.

      Eliminar