.Image { text-align:center; }

9 de diciembre de 2017

Hacer balance

En los días malos, quiero tirar la toalla.
Quiero despedirme del blog, desaparecer de las redes
Cerrar la boca, no decir lo que pienso
Evitar así que el resto, callado, saque palomitas y contemple el espectáculo
En los días malos, todo me parece frívolo, vacío y sin sentido
Y el mundo se va a la mierda. Literalmente.
Miro aquí y allá, elimino contactos aquí y allá. Limpio. Evito el ruido.
Todo son nubes y sombras.

En los días buenos algo o alguien te salva
Qué suerte tener personas en tu vida que te digan: no desistas, no te rindas, persiste. Respira.
Escuchas esa canción. Contemplas esa fotografía.
Toda esa belleza a nuestro alrededor y nosotros empeñados en nuestro ombligo
Tanta inspiración y emoción a nuestro alcance: un poema, una exposición, una serie de televisión, una novela, una charla con aquellas personas a quienes no ves o no dedicas el tiempo que deberías.
Puedes sentirlo. Esa conexión.
Los grandes eventos están sobrevalorados.
En los días buenos, tienes una tabla de salvación a la que agarrarte

Confío en que la luz me siga trayendo de vuelta. Y no me suelte.




(...)
If you go
If you go your way and I go mine
Are we so
Are we so helpless against the tide

Si te vas
Si te vas por tu camino y yo por el mío
Estamos tan...
Estamos tan indefensos contra la marea









12 comentarios:

  1. Hola!!
    Los días malos existen así que hay que engañarlos hasta que llegue el día bueno. Todo son ciclos y llegan y al final, seguro que los buenos son muchos más que los malos.
    Soy de las que siempre te diré: no tires la toalla y un paso adelante
    Creo que con el tiempo al final algo se conseguirá
    Un besote de los grandes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepa. Por estar y por ese golpe de aliento cuando lo necesito.
      Un beso.

      Eliminar
  2. "-Escuche, ¿sabe cuándo uno pasa por uno de esos días de color rojo?
    -¿Los días rojos? ¿querrá decir negros?
    -No. Esos son cuando te deprimes, cuando engordas o cuando llueve mucho. Te pones triste, eso es todo. Los días rojos son horribles. De repente, uno tiene miedo y no sabe por qué.
    -Por supuesto.
    -Cuando me siento así, lo único que me ayuda es subir a un taxi e ir a Tiffany´s. Me calma los nervios enseguida. Es tan silencioso y soberbio. Allí no puede ocurrir nada malo. Si encontrara un lugar que me hiciera sentir como Tiffany´s entonces compraría muebles y le daría un nombre al gato."
    Cuando quieras nos vamos a desayunar a Tiffany's ;) no dejes de brillar, amore. Los días rojos merecen la pena también ;) si los compartimos juntas.
    un abrazo muy fuerteee!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has puesto una sonrisa enorme mientras te leía. Solo tú podías sacarte un diálogo de película clásica.
      Hay que desayunar más en Tiffany´s o delante de un plato de nachos (aunque no te gusten). A ver si empezamos a ponerlo en práctica más a menudo.
      Un beso enorme!!

      Eliminar
  3. OMG!!! Te prometo que no había leído esto antes de hablar contigo.
    Te ha salido alucinante. No podías haberlo hecho mejor, pues has acompañado con música un texto totalmente musical. Pero qué difícil es hacer eso.
    En los balances futuros, en los que hagas dentro de muchos años, te quedará con "los días buenos". ¿Hay algo que te dé una pista mejor??? En mi opinión, no!!!!!! Come on, girl!!
    Besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de poner música a las entradas es cosa de Mónica, que lo borda siempre. Pero a veces sí que tengo alguna razón especial para hacerlo y ésta era una de ellas. U2 forma parte de la banda sonora de mi vida.
      No sé con qué días buenos me quedaré en el futuro, pero tengo claro con qué personas sí quiero quedarme y quiero que permanezcan. Qué suerte poder elegirlas (¡¡y visitarlas!!)
      Un beso.

      Eliminar
  4. Esa gente que te apoya, que te pellizca para ponerte las pilas y que sabe cuando aparecer para que un día malo no lo sea tanto, toda esa gente es quien importa. Quédate a su lado y habrá muchos más días buenos.
    Bonita entrada, muy bonita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cris. Yo también lo creo o empiezo a creerlo. Alejarse del ruido y quedarse con lo auténtico.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Todos y cada uno de los días, los buenos y los malos, es inspiración leerte, es compromiso, belleza y cuestionarse lo que damos por hecho. Yo miro atrás este año y pienso que algunas de las mejores cosas que me ha traído han venido de tu mano. Y por eso y porque soy profundamente egoista me alegro infinito de que resistas la marea y sigas regalándonos tantas cosas.
    Un abrazo, nos encontramos todos los días y, por cierto, no podrías haber escogido mejor las palabras ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre pienso que, cuando se trata de ti, las palabras se quedan muy cortas, insuficientes. Quizá porque somos más de sentir, de sutilezas y de valorar los pequeños gestos que se convierten en grandes. Esa economía de la palabra, pero no de los sentimientos que compartimos. Así que esta entrada tiene mucho de ti, de los momentos compartidos en público y en privado, de ser fiel a uno mismo, de mirar atrás y pensar en todo lo bueno, que ha sido y sigue siendo mucho.
      Así que gracias, por estar a mi lado en esta marea. Gracias por ser aliento.

      Eliminar
  6. Ni tu por tu camino, ni yo por el mío. Nosotras, amiga mía, permaneceremos unidas, capeando el temporal, compartiendo y viviendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confío plenamente en ello, Moni. Agárrate a mi tabla de salvación y hazla tuya. No dejes que todo eso que tienes para ofrecer se lo lleve el temporal. Si vienen olas... ¡salgamos a surfear!
      ¡Muá!

      Eliminar