.Image { text-align:center; }

18 de marzo de 2017

Escapar para vivir - Yeonmi Park


ESCAPAR PARA VIVIR


Yeonmi Park

Edición impresa 
ISBN: 9788416820733


Plataforma editorial
(2017)


Narrativa extranjera
Autobiografía



SINOPSIS

Yeonmi Park no soñaba con la libertad cuando escapó de Corea del Norte. Ni siquiera sabía qué significaba ser libre. Lo único que sabía era que huía para salvar la vida, que si su familia y ella seguían allí morirían: por el hambre, las enfermedades o incluso ejecutados.
Escapar para vivir es el relato de la lucha de Park por subsistir en el país más enigmático y represivo del mundo; su angustiosa huida hacia Corea del Sur a través del submundo de contrabandistas y traficantes de personas de China; y su transformación en una destacada activista pro derechos humanos… Todo ello antes de cumplir veintiún años.
Hoy en día, Park, cuya historia se hizo viral y dio la vuelta al mundo gracias a su conmovedor discurso en el One Young World de 2014, es una líder influyente para las generaciones más jóvenes de disidentes norcoreanos. Ha obtenido reconocimiento internacional como defensora de los derechos humanos en todo el mundo.
Un libro sobre la resiliencia del espíritu humano y el extraordinario poder del amor para vencer los horrores más espantosos y las circunstancias más desesperadas. «Tuve que aprender a amar a los demás», dice Yeonmi Park. «Y ahora estoy dispuesta a morir por ellos.»


Seguro que, en algún momento, habéis visto alguna noticia sobre el actual líder norcoreano Kim Jong-un. Sobre alguna de sus excentricidades, muchas de ellas tomadas como un chiste. Es probable que, en esta sociedad desinformada se hable más de su corte pelo que de su presunta implicación en el asesinato de su hermano Kim Jong-nam, el pasado febrero. Lo sorprendente es que tanto él como los anteriores líderes sigan haciendo lo que les viene en gana con la población de Corea del Norte. Y no hay nada como leer el testimonio de Yeonmi Park para tomar conciencia de la verdadera situación del país y de sus ciudadanos.

El discurso que Yeonmi, con apenas veintiún años, realizó en el One Young Word de 2014 consiguió hacer más visible el problema, ya que ha sido uno de los fenómenos virales en internet (al finalizar esta entrada, os dejo el vídeo, subtitulado en español). Ahora tenemos la oportunidad de leer su historia tras la publicación en español de Escapar para vivir (enero de 2017), que vio la luz en su versión inglesa en 2015. La estupenda reseña del blog Pluma, espada y varita me llevó a querer conocer su historia.

En Escapar para vivir, Yeonmi Park cuenta sus primeros años y los de su familia en Hyesan, Corea del Norte, y su huida a China y posteriormente a Corea del Sur. El impacto ante lo que cuenta sobre su infancia es mayor cuando lo lee una persona que dispone de libertad, opinión y capacidad para decidir. Y también cuando tiene a su alcance tantísimos bienes materiales. Yeonmi nos habla del hambre, del miedo constante, de la propaganda y de los medios a los que recurrieron sus padres para intentar sobrevivir en su país.

<<A los norcoreanos les dan vueltas por la cabeza dos historias todo el tiempo, como si fueran trenes en vías paralelas. Una es lo que te enseñan a creer; la otra es lo que ves con tus propios ojos.>>

Su hermana, con quince años, y luego su madre y ella misma (que en ese momento tenía trece años), deciden arriesgarse a cruzar la frontera y llegar a China bajo la promesa de una vida mejor. Entenderemos lo que supone caer en las redes de la trata de personas, con el hándicap añadido de ser mujeres, o lo que es lo mismo, objetos y esposas potenciales dispuestas a soportar cualquier cosa para sobrevivir bajo la autoridad de hombres que no conoces y para los que, de entrada, no significas nada.

<<Me repugna pensar en lo que yo y tantas otras chicas y mujeres tuvimos que hacer para sobrevivir en China. Desearía que nada de eso hubiera ocurrido y no tener que volver a hablar nunca de ello. Pero quiero que todos sepan la espantosa verdad sobre la trata de personas. Si el Gobierno chino le pusiera fin a su cruel política de enviar a los refugiados de vuelta a Corea del Norte, los intermediarios perderían todo su poder para explotar y esclavizar a esas mujeres. Aunque, por supuesto, si Corea del Norte no fuera un infierno en la tierra, las mujeres no necesitarían huir.>>

En la parte final, nos habla de lo que supuso llegar a Corea del Sur como refugiada, adaptarse a una vida en libertad y cómo ha llegado a convertirse en una defensora de los derechos humanos y una imagen para todos aquellos ciudadanos sin voz de Corea del Norte.

<<En Corea del Norte, normalmente se nos enseña a memorizarlo todo, y la mayoría de las veces solo hay una respuesta correcta para cada pregunta. Así que, cuando la profesora me preguntó mi color favorito, me esforcé en encontrar la respuesta "correcta". Nunca me habían enseñado a utilizar la parte mi cerebro encargada del "pensamiento crítico", la parte que realiza juicios razonados acerca de por qué una cosa parece mejor que otra.
La profesora me dijo:
— No es tan difícil. Yo, primero mi color favorito es el rosa. ¿Y el tuyo?
— ¡El rosa!— exclamé, aliviada de haber obtenido al fin la respuesta correcta. 
En Corea del Sur llegué a odiar la pregunta "¿Qué opinas?". ¿A quién le importaba lo que yo opinara? Me llevó mucho tiempo empezar a pensar por mí misma y entender por qué mis opiniones importaban. >>


Leer Escapar para vivir me ha hecho más consciente del poder manipulador de los gobiernos y la prensa, del negocio y la falta de humanidad que hay detrás de la trata de personas, de la vulnerabilidad de la mujer en el mundo, de lo que las personas son capaces de aguantar para vivir. Un testimonio tan duro como necesario. Al menos, nadie podrá decir que desconocía esta realidad. Puede que, después de leerlo, pensemos en si reírnos la próxima vez que veamos alguna imagen o noticia de Kim Jong-un.


Discurso en el One Young World de 2014






8 comentarios:

  1. Hola
    El video te deja sin palabras y una sensación de pequeñez total
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pepa
      Efectivamente, el vídeo es de los que no te dejan indiferente.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Bueno Lidia, brutal! Estaba esperando como agua de mayo tus impresiones!
    Esta historia te deja totalmente sin palabras, es muy difícil digerir que hoy día se siga permitiendo este tipo de situaciones... Que la Comunidad Internacional, con todos los mecanismos y recursos que tiene a su alcance no haga nada, mire hacia otro lado y reduzcan su crítica hacia Kim Jong a risas rídiculas por sus ocurrencias, (que dicho sea de paso matan y esclavizan personas, así que de gracioso tiene poco), es una auténtica vergüenza!!
    La impunidad con la que determinados países y líderes campan a sus anchas es tan descarada que no entiendo por qué no se hace nada....
    Como le dije a Polly, Corea del Norte es un campo de concentración con todas la letras, y el problema no sólo viene por vivir allí, lo jodido también viene después, cuando sales, sin nada y te captan las mafias (permitidas por los gobiernos, dicho sea de paso) y si las mujeres en Corea del Norte, no tienen nada que hacer, en manos de estas organizaciones muchísimo menos...
    Ojalá y este tipo de libros y vídeos los leyera más gente y consiguiera de verdad un cambio real, porque al final somos nosotr@s, l@s ciudadan@s de a pie quienes podemos provocar los cambios y exigir que los Derechos Humanos se respeten en todo el mundo.
    Un besote enorme!^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Ana!
      Comparto tu opinión al 100% y siempre me gusta tu vehemencia a la hora de expresarte. Porque el mundo necesita gente con pasión en todo lo que hace y por lo que lucha, no gente tibia e impasible que solo se mueve cuando le aprieta el zapato...
      Si en algo puedo contribuir a enseñar estas realidades, aquí estará mi blog para hacerlo.
      Un beso, Ana. Si te animas, ya me contarás (y despotricaremos a lo grande).

      Eliminar
  3. Como siempre, sin palabras.
    Te estás haciendo enorme con tus lecturas.

    ResponderEliminar
  4. Es increible como muchas de las mayores injusticias del mundo se ven relegadas al olvido a ni eso, al desconocimineto total por gran parte del mundo. Muchas gracias por compartir este video y este libro, el video .. deja sin palabras ante este testimonio y no puedo imaginarme lo que esconde el libro, creo que marece mucho la pena conocer un poco mas de estas personas que viven con tal opresión y hacernos mas conscientes de lo que sufre muchas naciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Mandy!
      Muchas gracias por tus palabras.
      Sí que creo que, si no podemos hacer otra cosa, al menos hay que darles voz, un sitio donde mostrar que no todo es confeti y globos de colores. Quizá así también seamos más conscientes de lo que tenemos y del mundo en el que vivimos.
      Un beso.

      Eliminar